CAMINO AL MICTLÁN (2020- 2021)
Esta serie es una interpretación del camino al Mictlán, el sitio que según los Mexicas, era el que todo ser debe recorrer después de su muerte y que consta de 9 niveles. Esta serie estará acompañada por un texto explicativo- fantástico (en proceso).

El camino
El camino

Acrílico sobre tela 100 x 150 cm 2021

Chiconohuapan
Chiconohuapan

Acrílico sobre tela 87 x 83 cm 2020

2 Tepectlimonamictlan
2 Tepectlimonamictlan

Acrílico sobre tela 74 x 90 cm 2020

itzepepetl
itzepepetl
4 Itzeheyacan
4 Itzeheyacan

Acrílico sobre tela 65 x 65 cm 2020

5 Paniecatacoyan
5 Paniecatacoyan

Acrílico sobre tela 80 x 100 cm 2020

6 Timiminaloayan
6 Timiminaloayan

Acrílico sobre tela 84 x 72 cm 2020

7 Teocoyohuehualoyan
7 Teocoyohuehualoyan

Acrílico sobre tela 80 x 100 cm 2021

Apanohualoyan
Apanohualoyan

Acrílico sobre tela 100 x 80 cm 2021

9 Chicunamictlan
9 Chicunamictlan

Acrílico sobre tela 80 x 100 cm 2021

Primer nivel: CHICONAHUAPAN

También llamado Itzcuintlan o “lugar de perros”, este sitio estaba a la orilla de un caudaloso río, que el muerto debía atravesar con la ayuda de un xoloitzcuintle de color pardusco. El perro debía reconocer a su amo, quien lo hubo de haber tratado con amor y gentileza en su vida.
 

Segundo Nivel: TEPECTLI MONAMICTLAN

El “lugar de los cerros que se juntan”. En este nivel se dice que existían dos cerros que se abrían y se cerraban, chocando entre sí de manera continua. Los muertos, por lo tanto, debían buscar el momento oportuno para cruzarlos sin ser triturados.
 

Tercer Nivel: IZTEPETL

Itztépetl, la montaña de obsidiana, era por donde los muertos debían de caminar por un sendero, que iba desgarrando despojándolos de todas sus pertenencias terrenales y era custodiado por Itztlacoliuhqui, Dios de la Obsidiana, Señor del Castigo.
 

Cuarto Nivel: ITZEHECAYAN

El “lugar del viento de obsidiana” era un sitio desolado de hielo y piedra abrupta. Se trata de una sierra con aristas cortantes compuesta de ocho collados en los que siempre caía nieve. Los difuntos debían aguantar allí el frío.
 

Quinto Nivel: PANIECATACOYAN

El lugar donde la gente vuela y se voltea como banderas. Se dice que este lugar se ubicaba al pie del último collado o colina del Itzehecayan, donde los muertos perdían la gravedad y estaban a merced de los vientos, que los arrastraba hasta que finalmente eran liberados para pasar al nivel siguiente.
 

Sexto Nivel: TIMIMINALOAYAN

El lugar donde la gente es flechada. Aquí existía un extenso sendero a cuyos lados manos invisibles enviaban puntiagudas saetas para acribillar a los cadáveres de los muertos que lo atravesaban. Estas eran saetas perdidas durante las batallas.
 

Séptimo Nivel: TEOCOYOHUEHUALOYAN

Aquí los jaguares abrían el pecho del muerto para  que una vez se cruzara el sendero, se comieran su corazón.
 

Octavo Nivel: APANOHUALOYAN

Al llegar a la desembocadura del río Apanohuacalhuia, una masa acuática de aguas negras donde el muerto ya sin corazón se debatía por largo rato en las aguas negras donde Xochitónal, una gigantesca iguana que estaba sumergida en las aguas negras del Apanuiayo, era la  encargada de espiritualizar a los muertos, volverlos energía pura. 

Noveno Nivel: CHICUNAMICTLAN

Aquí los muertos ya no podría ver a su alrededor. Su estado de cansancio provocaría la reflexión de las decisiones y movimientos de la historia del muerto, y se conectaría con todo lo que le sucedió en vida, con todo lo que le rodeaba. Debía atravesar el último obstáculo, cruzar los nueve ríos de los nueve estados de la conciencia.

Tras una larga trayectoria de 4 años a través de las regiones infernales, los muertos acababan y fenecían, liberando su alma, el tonalli, logrando así el anhelado descanso ante la presencia del señor y señora de la muerte Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl, regidores del inframundo que les decían, Ha terminado tus penas, vete, pues, a dormir tu sueño mortal.